Traducción: un poema de Charles Bukowski


Charles Bukowski

Nirvana

Sin otra opción
y sin ningún propósito determinado,
él era un joven en un colectivo que cruzaba
Carolina del Norte
hacia
algún lugar.

Cuando empezó a nevar, el colectivo
paró
en un café entre las montañas
y todos se bajaron.

Él se sentó en la barra con los otros,
y pidió alguna cosa
que estaba especialmente buena,
lo mismo que el café.

La moza no era igual a otras mujeres.
No estaba todo el tiempo en pose.
Y estaba llena de un
buen humor natural. El cocinero
decía disparates.
Y el lavacopas desde atrás se reía
con limpias carcajadas.

El joven vio la nieve
que caía detrás de la ventana.
Y se quiso quedar ahí para siempre.
Sintió que todo estaba bien,
que todo era muy lindo ahí,
y que así seguiría.

Entonces el chofer
les dijo a todos que subieran
para seguir el viaje. El joven
se dijo ´yo me quedo,
yo acá me quedo´.

Pero se levantó y siguió a los otros
hasta subir al colectivo. Fue a su asiento,
miró el café desde la ventanilla. El colectivo
arrancó hacia una curva
y siguió su camino cuesta abajo
en dirección al valle. El joven
miraba fijo hacia delante.
Escuchó que los otros pasajeros
hablaban de otras cosas o leían
o intentaban dormir.

No habían visto la magia.

El joven
giró su cuerpo en el asiento,
cerró los ojos,
se hizo el dormido.
No había nada más que hacer.
Sólo escuchar el ruido del motor,
el ruido de las ruedas en la nieve.