Traducción: un poema de W.B. Yeats


W.B. Yeats


Lo efímero

“Tus ojos que antes nunca se cansaban de los míos,
entornados los párpados, miran tristes el suelo
porque se apaga nuestro amor”.
Y entonces ella:
“Por más que nuestro amor se esté apagando, vayamos
a la orilla desierta del lago una vez más,
juntos en esta hora tranquila
en la que la pasión se duerme como un niño.
¡Qué lejos las estrellas, y qué lejos
el primer beso que nos dimos,
qué viejo ¡ay! mi corazón!”
Paseaban cabizbajos sobre las hojas en el suelo
y él con la mano de ella entre las suyas murmuró
“La pasión muchas veces
gastó nuestros errantes corazones”

El bosque los rodeaba; las hojas amarillas
caían como estrellas fugaces en la sombra, y una liebre
vieja y renga iba por el camino.
Y con ella el otoño. Ahora ellos se detienen
a la orilla del lago una vez más.
Él ve en su pelo y su vestido hojas muertas,
silenciosas y húmedas al igual que sus ojos,
“ No estés triste” le dice
“de que estemos cansados: otros amores nos esperan;
odiemos, sí, y amemos en horas sin desánimo.
Delante nuestro está la eternidad; y nuestras almas son
amor y una continua despedida.”