Traducción: Un poema de Emily Dickinson



Emily Dickinson


341

Después de un gran dolor llega una sensación solemne-
y los Nervios se aquietan, ceremoniosos como Tumbas-
El corazón acartonado se pregunta si fue Él quien pudo aguantar tanto,
¿y fue Ayer o hace Siglos?

Los Pies, mecánicos, recorren-
por el Suelo, o el Aire, o la Nada-
un camino sin Gracia
y Descuidado,
un contento de Cuarzo, como una piedra.

Es la Hora del Plomo-
recordada, si es que se sobrevive,
como los que se helaron se acuerdan de la nieve-
Primero- el Frío- después el Estupor- después abandonarse.