Traducción: un poema de Edgar Lee Masters



Edgar Lee Masters




Spoon River Anthology, Robert Fulton Tanner


Si uno pudiera morder la mano enorme
que te atrapa y destroza,
como una rata me mordió
en mi ferretería un día
mientras mostraba cómo funcionaba
una trampa que había patentado...
Pero uno nunca puede
vengarse de ese ogro monstruoso que es la vida.
Entrás al cuarto, o sea nacés,
y tenés que vivir, pagar por tu alma.
¡Ajá! El cebo que te atrae está a la vista:
una mujer con plata con quien querés casarte,
prestigio, posición o poder en el mundo.
Pero hay cosas que hacer, mucho trabajo por delante,
sí, sí, son los alambres que protegen el cebo.
Al final conseguís lo que buscabas, pero oís unos pasos:
Es el Ogro, la vida, que entra al cuarto
(esperaba, y oyó cuando activabas el resorte)
para verte roer el queso apetitoso,
y ahora te mira fijamente con sus ojos que queman,
y se ríe, y se burla y te insulta y maldice
mientras corrés de un lado al otro de la trampa,
hasta que tu desesperación le aburre.