Traducción: un poema de T.S. Eliot



T.S. Eliot


La tierra baldía


V. Lo que dijo el trueno


Después del rojo resplandor de las antorchas en las caras sudadas,
tras el silencio helado en los jardines,
la agonía en lugares pedregosos,
los gritos y las lágrimas,
la cárcel y el palacio y el fragor
del trueno en primavera detrás de las montañas,
Él, el que estaba vivo, ahora está muerto,
nosotros que vivíamos ahora estamos muriendo
con bastante paciencia

Acá no hay agua, sólo piedra,
piedra, no agua, y un camino
de arena que serpea hacia arriba
en las montañas de piedra sin agua.
Si hubiera agua, haríamos un alto y beberíamos,
no puede uno en la piedra detenerse o pensar,
el sudor seco y los pies en la arena.
Si hubiera agua en la piedra de la montaña, muerta boca
con los dientes podridos, que no puede escupir.
Uno no puede acá seguir parado ni sentarse o recostarse,
ni siquiera hay silencio en las montañas,
tan sólo el seco trueno estéril sin la lluvia,
no hay soledad siquiera en las montañas,
sólo caras amargas y rojas que te gruñen y burlan
desde las puertas de sus chozas de barro

Si hubiera agua
y no piedra
si hubiera piedra
y también agua
un manantial
una hoya entre las piedras
si se escuchara al menos
el sonido del agua
no la chicharra
y la canción de hierba seca
sino el ruido del agua entre las piedras
mientras canta el zorzal en las ramas del pino
plip plop plip plop plop plop plop
Pero no hay agua

¿Quién es el que camina al lado tuyo?
Si cuento somos sólo vos y yo
pero si miro hacia delante en el camino blanco
hay un tercero que camina al lado tuyo
deslizándose, con un manto marrón, encapuchado,
no sé bien si es un hombre o una mujer
¿Quién es el que camina al lado tuyo?

¿Qué es ese ruido agudo?
¿Un murmullo de lamentos maternales?
¿Qué son esas encapuchadas hordas que pululan
en la planicie interminable, tropezando
con la tierra resquebrajada, circundada
por el chato horizonte?
¿Cuál es esa ciudad, arriba en las montañas
que se agrieta y reconstruye
y se rompe por fin en el aire violeta?
Torres que caen,
Jerusalén, Atenas, Alejandría,
Viena, Londres
irreales


Una mujer peinaba sus cabellos
negros en largas trenzas ajustadas
y hacía música con ellas,
murciélagos con caras de bebé
chillaban en la luz violeta
y batían sus alas,
cabeza abajo se arrastraban por la pared ennegrecida,
dadas vuelta en el aire había torres
donde daban las horas las campanas
y se escuchaban cantos en los pozos resecos,
las cisternas vacías

En este agujero perdido en las montañas
a la luz de la luna la hierba está cantando
sobre las tumbas derruidas que bordean la capilla,
la capilla sin nadie, sólo el viento,
sin ventanas, y las puertas se abren y se cierran

Los huesos secos no pueden lastimar a nadie
Hay un gallo parado sobre el techo
- quiquiriquí quiquiriquí -
en el destello de un relámpago. Luego una ráfaga
húmeda trae la lluvia

Ganga traía poca agua
las hojas mustias esperaban la lluvia
mientras los negros nubarrones
se amontonaban lejos, más allá del Himavant,
la selva agazapada acechaba en silencio

Entonces dijo el trueno:

DA
Datta: ¿Y qué hemos dado?
Amigo mío, el corazón me palpita con fuerza,
la temible osadía de entregarse
a lo que un siglo de prudencia no podrá deshacer

Por esto, sólo esto, hemos nosotros existido,
no se podrá leer en nuestra necrológica
ni en la trama que teje la benéfica araña
ni en los sobres lacrados que abrirá el escribano
en nuestro cuarto ya vacío

DA
Dayadhvam: Yo oí cómo la llave
giró en la cerradura, sólo una vez giró en la cerradura,
pensamos en la llave, cada uno en su cárcel
piensa en la llave que confirma su cárcel,
sólo cuando anochece los rumores etéreos
reviven un instante a Coriolano, roto

DA
Damyata: el barquito
respondió alegremente
a la mano que sabe sobre velas y remos,
el mar estaba en calma,
tu corazón hubiera respondido
alegremente, cuando lo invitaron,
tu corazón hubiera latido en consonancia
con la mano que guía


Y me senté a la orilla
a pescar, el desierto a mis espaldas,
¿podré al menos dejar mis dominios en orden?
London Bridge is falling down falling down falling down
Poi s´acosse nel focco che gli affina
Quando fiam uti chelidon - Oh golondrina golondrina
Le Prince d´Aquitaine à la tour abolie
Estos fragmentos he logrado sostener contra mis ruinas
Why then Ile fit you (Herónimo se enoja)
Datta. Dadyadhvam. Damyata
Shantih shantih shantih





Versión original con algunas notas

Eliot recita The Waste Land