Traducción: un poema de E.E. Cummings



E.E. Cummings


gracias Señor por tan este increíble día...


gracias Señor por tan este increíble día
y por el verde espíritu saltarín de los árboles,
por este azul soñado como cielo; gracias por todo
lo natural, por todo lo infinito, por lo que dice sí

(estuve muerto y hoy estoy de nuevo vivo;
hoy es el cumpleaños del sol, el cumpleaños
de la vida, del amor y las alas, de la alegre
grande, cambiante, ilimitada tierra)

¿cómo podría viendo, escuchando, tocando
y respirando algún –levantado del no
de la nada absoluta- ser simplemente humano
dudar, oh inimaginable Vos?

(ahora los oídos de mis oídos oyen,
ahora los ojos de mis ojos ven)





Cummings recita el poema

Traducción: un poema de Hart Crane



Hart Crane


-Y las abejas del Paraíso


Llegué, atravesando todo el mar,
pero encontré la ola de nuevo entre tus brazos,
y acantilados, fortalezas- todo
disuelto bajo un cielo de advertencias-

Jardines submarinos levantados
en dirección del arcoiris a través de los ojos
encontré

Sí, altos, inseparables nuestros días
pasaron hacia el sol. Anduvimos los cielos ardidos
inexorables y arrullados
con tu alabanza,

llenos de la paloma, y las abejas
del Paraíso.



Traducción: un poema de E.E. Cummings



E.E. Cummings


Porque sentir es lo primero...


Porque sentir es lo primero
el que preste atención
a la sintaxis de las cosas
nunca podrá besarte por completo

ser un completo idiota
mientras es Primavera en el mundo

le parece muy bien a mi sangre, y que los besos
son un mejor destino
que la sabiduría
nena, lo juro por las flores.          No, no llores
-la mejor acrobacia de mi mente vale menos
que el aleteo de tus párpados que dice

que somos uno para el otro:
reíte, entonces, recostada
entre mis brazos,
porque la vida no es un párrafo. Y la muerte

me parece que no es ningún paréntesis.