Traducción de "Zone" de Apollinaire



Guillaume Apollinaire


Zona

Al fin y al cabo ya estás harto de este mundo antiguo

Ah torre Eiffel pastora esta mañana bala tu rebaño de puentes

Estás cansado de vivir todavía en la época de griegos y romanos

Hasta los autos más modernos te parecen antiguos

Sólo la religión se ha mantenido nueva sólo la religión
Se ha mantenido simple como el diseño de los aeropuertos

Sólo tú oh Cristianismo en toda Europa no eres viejo
Y el europeo más moderno de todos es usted Pío X

Y a vos a quien escrutan las ventanas la vergüenza te impide
Entrar esta mañana en una iglesia y confesarte
Leés los prospectos los afiches los carteles que cantan en voz alta
Es eso la poesía esta mañana y para la prosa están los diarios
Están esos fascículos con aventuras policiales por monedas
Miles de titulares diferentes y retratos de hombres importantes

Vi una calle muy linda esta mañana cuyo nombre olvidé
Nueva impecable era el clarín del sol
Los jefes los obreros las hermosas secretarias
Pasan por esa calle cuatro veces por día desde el lunes al sábado a la tarde
Cada mañana gime tres veces la sirena
Al mediodía ladra rabiosa una campana
Las inscripciones en carteles y paredes los avisos
Chillan como si fueran papagayos
Y me encanta la gracia de esta calle industrial
Queda en París entre la calle Aumont-Thiéville y la Avenida des Ternes

Ahí la calle joven y no sos más que un chico
A quien su madre viste sólo de azul y blanco
Sos muy piadoso y con el más antiguo de tus amigos René Dalize
Nada les gusta tanto como la majestad de las iglesias
Ya son las nueve los faroles de gas languidecen
Y ustedes salen a escondidas de su cuarto
Van a rezar toda la noche a la capilla del colegio
Mientras que eterna y adorable honda amatista
Gira en redondo la inflamada gloria de Cristo
Es el hermoso lirio que todos cultivamos
La antorcha pelirroja que no apagan las ráfagas de viento
El hijo pálido y bermejo de la doliente madre
El árbol siempre verde de todas las plegarias
Es la horca doble del honor y de la eternidad
La estrella de seis puntas
Es Dios que muere el viernes y que el domingo resucita
Es el Cristo que sube a los cielos mejor que cualquier aviador
Tiene el record mundial en ascensión

Cristo pupila de los ojos
Vigésima pupila de los siglos sabe muy bien cómo arreglárselas
Y transformado en pájaro este siglo como Cristo se remonta por el aire
Los diablos en su abismo levantan la cabeza para verlo
Dicen que imita a Simón Mago de Judea
Gritan que ya que tanto se afana por volar le digan el ladrón
Los ángeles revolotean en derredor del bello acróbata
Ícaro Enoch Elías Apolonio de Tiana
Flotan alrededor del primer aeroplano
Se hacen a un lado a veces para dejar pasar a los que llevan la Santa Eucaristía
Los sacerdotes elevándose siempre alzan la hostia
El avión aterriza finalmente sin cerrar sus alas
Se llena el cielo entonces de millones de veloces golondrinas
A todo vuelo llegan los cuervos los halcones las lechuzas
Llegan desde África los ibis los marabúes los flamencos
La famosa ave Roc de cuentos y poemas
Planea con el cráneo de Adán entre sus garras la primera cabeza
El águila a lo lejos chilla lanzándose en picada
Llegan de América los delicados colibríes
Llegan los pihis de China esbeltos y flexibles
No tienen más que un ala cada uno y vuelan en parejas
Y después llega la paloma espíritu sin mácula
Escoltada por los pájaros arpa y los pavos reales de colas con ocelos
El ave Fénix esa hoguera que se engendra a sí misma
Por un segundo vela todo con su ardiente ceniza
Abandonaron las sirenas sus fiordos peligrosos
Y ahora llegan cantando dulcemente las tres
Todos las águilas los pihis de China el ave Fénix
Fraternizan con la máquina voladora

Ahora caminás por París entre la muchedumbre solo
Las mugientes manadas de colectivos pasan cerca
La angustia del amor te aprieta la garganta
Como si nunca más fueras a ser amado
De vivir en los tiempos antiguos entrarías a un monasterio
Tenés vergüenza cuando te sorprendés diciendo una oración
Te burlás de vos mismo y como fuego del Infierno chisporrotea tu risa
Los resplandores de tu risa doran el fondo de tu vida
Es un cuadro que cuelga en un museo oscuro
Y vas de vez en cuando a mirarlo de cerca

Caminás por París y las mujeres están ensangrentadas
Se trataba y quisiera no acordarme del fin de la belleza

La Virgen rodeada de llamas me miró en Chartes
Vuestro Sagrado Corazón me cubrió con su sangre en Montmarte
Estoy enfermo de escuchar palabras bienintencionadas y felices
Es una enfermedad oprobiosa este amor que me hace sufrir
La imagen que te tiene poseído te hace sobrevivir al insomnio y la angustia
Esa imagen que viene y que se va siempre está cerca

Ahora estás a la orilla del Mar Mediterráneo
Bajo los limoneros que florecen todo el año
Vas a dar unas vueltas en bote con amigos
Uno es de Niza hay otro de Mentón y dos son turbisinos
Miramos con pavor los pulpos de las profundidades
Y entre las algas nadan los peces símbolos del Salvador

Estás en el jardín de una hostería en las afueras de Praga
Y estás feliz hay una rosa encima de la mesa
Y en lugar de escribir tu cuento en prosa estás mirando
Cómo el escarabajo duerme en el centro de la rosa

Con espanto te ves dibujado en las ágatas de Saint-Vit
Estabas triste hasta la muerte el día que te viste ahí
Parecías un Lázaro a quien cegara el día
En el reloj del barrio judío las agujas se mueven al revés
Y vos también retrocedés de a poco por tu vida
Mientras subís hacia el Hradchin y la noche escuchando
Cantar en las tabernas canciones regionales

Acá estás en Marsella entre sandías

Acá estás en Coblenza en el Hotel del Gigante

Acá en Roma debajo de un níspero japonés

En Amstrerdam con una chica que te parece linda y es fea
Ella se tiene que casar con un joven de Leiden
Alquilan cuartos en latín cubicula locanda
Me acuerdo bien pasé tres días ahí y tres en Gouda

Estás en un juzgado parisino
Te arrestan como si fueras un delincuente

Hiciste viajes en los que sufriste o estuviste alegre
Antes de descubrir la edad y la mentira
Sufriste por amor a los veinte y los treinta
Viví como un idiota malgasté el tiempo
No te animás a mirarte las manos y quisiera llorar
Por vos por la que amo y todo eso que te alejó espantada

Con ojos lacrimosos ves a los pobres inmigrantes
Creen en Dios rezan las mujeres dan el pecho a sus hijos
Su olor se esparce por el hall de la estación Saint-Lazare
Confían en su estrella como los reyes magos
Espera ganar plata en el Río de la Plata
Para volver a sus países tras de haber hecho fortuna
Una familia lleva un edredón de color rojo igual que vos tu corazón
Ese edredón y nuestros sueños son también irreales
Algunos inmigrantes se quedan y se alojan
En cutrichiles de la calle Rosier o de la calle Ecouffes
Los veo muchas veces cuando de noche salen a tomar aire por las calles
Se mueven de manera extraña como fichas de ajedrez
Sobre todo hay judíos sus mujeres llevan peluca
Se sientan agotadas en las puertas de atrás de los negocios

Ahora estás en un bar de mala fama acodado en la barra
Tomándote un café barato entre los desgraciados

Vas por la noche a un excelente restaurante

Estas mujeres no son malas pero tienen problemas
Todas hasta la más horrible han hecho sufrir a sus amantes

Ella es la hija de un policía de Jersey

Sus manos que yo nunca había visto son duras y agrietadas

Las cicatrices de su vientre me conmueven

Humillo ahora a una pobre jovencita al reír horriblemente mi boca

Estás solo y está por empezar el día

Empieza a oírse el tintinear de los lecheros por las calles

Se va la noche como una hermosa Mestiza
Es Ferdina la hipócrtita o Lea la cordial

Y tomás este alcohol que quema como tu vida
Tu vida que tomás como si fuera aguardiente

Caminás hacia Ateuil querés llegar a casa caminando
Y ponerte a dormir entre tus ídolos de Guinea y Oceanía
Son Cristos de otra forma otra creencia
Son Cristos inferiores de oscuras esperanzas

Adiós adiós

Sol cuello cortado