Uno de Francisco - un monólogo dramático


Alejandro Crotto


[…Toca mi piel tu sol…]


Toca mi piel tu sol quemándose en el cielo. 

Tu sol entra en el río, 
enfriándose de a poco mientras baja 
y hace brillar la mica al fondo, fría.

¿Y sos también, señor, 
la calma de las nubes por el cielo, su paciencia?

Señor del viento del verano al mediodía.

Señor pétalos fríos de la rosa en verano.

Tu río pasa y queda.

Toda el agua está llena de tu ley.

Toda el agua obedece.

¿Qué es lo que abrís en mí cuando me dejo,
este sol en mi sangre que te encuentra?

Señor del cielo y de la tierra

Señor de los ejércitos de pulgas.

¿Qué es lo que abrís, Señor, esta alegría,
este sol en mi sangre que es tu sol?

Toda el agua está llena de tu ley,
todo el viento en las ramas.

Señor del corazón de la liebre escondida.

Mi señor de los clavos.

Señor clavos de abeja.